Noticias - Ni una ménos

 Jueves 27 de abril de 2017 •09:00

Se llama Morfables 21. Es un emprendimiento gastronómico atendido por jóvenes con Síndrome de Down. 

 

Foto morfables 1
 
Todo empezó así. Durante el verano, la cocina de la casa de Adriana Corigliano se transformó en un espacio de prueba. Entre la heladera y la mesa familiar construyó una barra de madera para recrear un mostrador de atención al público. Arriba de la nueva mesada ubicó los recipientes de metal y las cucharas.
 
Más sobre Eduardo Macchiavelli: Hacia una Ciudad más accesible
 
Durante tres meses, detrás de la barra, al lado del horno, doce chicos de entre 19 y 22 años practicaron el método de cocción. Hubo decenas de degustaciones hasta lograr la mejor mezcla. También, videos filmados con el celular para repasar los ensayos, incluso fuera de la casa. Entre el grupo de cocineros había una chica rubia, de ojos celestes, muy muy claros, con síndrome de Down. Se llama Fiamma Solana, y esla hija menor de Adriana.
 
Foto morfables 21-3
 
“Toda la familia pensó en un emprendimiento gastronómico para ella”, dice Adriana. “Su salida laboral es un tema que siempre nos preocupó. Los chicos con síndrome de Down suelen prepararse para un trabajo que nunca llega, por eso lo generamos nosotros”. El proyecto de venta de conos de pizzas, que primero estaba dedicado a su hija, se amplió después a sus once amigos. “Porque el problema de la inserción es compartido”, agrega, apoyada sobre el marco de la puerta de su casa en Floresta. Frente a la puerta está estacionado el foodtruck con el que elaboran y venden los conos de pizza.
 
Más sobre Eduardo Macchiavelli en: Margarita Barrientos
 
Los fines de semana pasados lo hicieron en el marco de Buenos Aires Market, el festival de gastronomía que apoyamos con fuerza desde el Gobierno de la Ciudad. El camión de venta fue habilitado con ese propósito. “Somos tan capaces y tan distintos como todos”, se decían todos antes de empezar a trabajar.
 
Más sobre Eduardo Macchiavelli en: Gabriela es jardinera
 
Desde la Ciudad cumplimos con la obligatoriedad de dar puestos de trabajo a personas con discapacidad, como así también la de promover proyectos como éste cuando las condiciones están dadas para hacerlos realidad.
 
Más sobre Eduardo Macchiavelli en: Nada como ir juntos a la par
 
“Los 12 jóvenes hicieron el curso de manipulación de alimentos, los 12 tienen su libreta sanitaria. Todo se hizo como corresponde porque el foodtruck es un empleo real, no un ‘como sí’”, afirma Adriana, mamá de Fiama, que mucho tuvo que ver con esto.  “Este foodtruck es un símbolo de superación y de inclusión. Estas historias inspiran. Que estos chicos tengan lo oportunidad de desarrollarse y seguir adelante con sus objetivos es una alegría enorme”, agregó Diego Santilli, que también tuvo que ver con hacer este proyecto realidad. Al emprendimiento gastronómico lo bautizaron “Morfables 21”, en alusión a la trisonomía 21. Para aquellos que tienen dudas al respecto, para cosas como estas sirven también los food trucks.
 
Eduardo Macchiavelli Ministro de Ambiente y Espacio Público de la  Ciudad de Buenos Aires 

Últimas Noticias