Noticias - Ni una ménos
Miércoles 28 de septiembre de 2016 •11:30

Todos tenemos una anécdota para contar desde el Jardín.

 

Foto botanico 1

 

Y si uno cuenta que iba a despertar las tardes bajo el crepúsculo antes que el Jardín Botánico quedara cubierto bajo las estrellas. Justo cuando los meteorólogos indican que es el 22 de septiembre y no el 21 cuando empieza la primavera. ¿A quién le importa? Salvo a los mil quinientos que estábamos ahí y a los más de 28.000 que manifestaron su intención de venir, celebrando los 118 años del Jardín Botánico, terminando la noche con algo de jazz.

 

Foto botanico 2

 

Como no pensar en repetir la experiencia. En sus casi 73.000 m2 de superficie, el Jardín Botánico luce como cuando vivía en él Carlos Thays, y está considerado el segundo en importancia de América latina, alberga unos 5000 ejemplares arbustivos, arbóreos y herbáceos de todo el planeta, un jardín francés y otro romano, y cinco invernáculos, además de fuentes y lagos y una treintena de bellísimas esculturas para disfrutar y admirar. En la Ciudad no existe un lugar de ocho hectáreas como éste, en el que los vecinos podamos encontrar tanta paz. Y en el mundo, no hay un paseo similar a minutos del centro que conserve la biodiversidad y promueva sobretodo la educación ambiental. Alumnos de nivel primario, secundario y universitario lo visitan a diario, al igual que vecinos. Se calcula que 400.000 lo hacen de manera anual. Y ayer fuimos tantos disfrutando de una muestra de fotos históricas, de un mural en vivo, de un mapping sobre un tronco de árbol, de un dj. ¿Qué más?

 

Foto botanico 3

 

Además de conservar una colección viva de ejemplares arbóreos: aproximadamente 5 hectáreas de flora argentina y 2 hectáreas con especies provenientes de los cinco continentes, en 1996 fue declarado Monumento Nacional. En su interior se desarrollan tareas de capacitación docente, de investigación aplicada en flora y de gestión ambiental. Algunos de los ejemplares de las colecciones vivas son únicos en la Ciudad y, en algunos casos, únicos en el país. Adhiere a los principios de conservación de la Agenda Internacional para la Conservación; y actualmente se encuentra en proceso de revalorización de las colecciones, de capacitación del personal, de informatización de sus actividades y de reconstrucción de su imagen social como sitio de excelencia en actividad académica y de la Ciudad. Entre sus muchas áreas de acción se destacan la de Propagación que se ocupa de la reproducción y multiplicación de las especies vegetales y la de Gestión Ambiental que organiza la separación, reciclaje y recolección de residuos, y prepara y lleva adelante los proyectos de conservación de la biodiversidad, fitosanidad y huerta orgánica. También es el custodio de una gran cantidad de archivos y planos históricos de los Espacios Verdes de la Ciudad. Para los que quieran visitarlo pueden hacerlo de martes a viernes de 8 a 18.45 y los sábados, domingos y feriados también hasta las 18.45 y desde las 9.30. ¿Qué más?

 

Foto botanico 4

 

Fue el 22 de febrero del año 1892, que el entonces Director General de Paseos Públicos de la Capital, el Arquitecto Paisajista Carlos Thays, presentó a la Intendencia Municipal un proyecto en el cual se exponía la necesidad de la creación de un Jardín Botánico de Aclimatación que atendiera a objetivos científicos, recreativos y paisajísticos para la Ciudad. Según el acta de cesión el predio tenía una superficie de 77.649,69 metros cuadrados, pero antes de su inauguración se anexaron los predios pertenecientes a la familia de Juan Buschiazzo que fueran adquiridos por el municipio y al Conservatorio de Vacuna, totalizando una superficie de 87.000 metros cuadrados. La entrega se realizó el día 2 de setiembre de 1892, iniciando de inmediato los trabajos de formación de los jardines. Para lo que se aprovechó la topografía accidentada del terreno para representar en el trazado los principales estilos de parques y jardines (simétrico, apaisado y mixto). Y se creó el Jardín Botánico Carlos Thays. No me quiero poner sentimental, pero bajo las estrellas de la noche del jueves parecían despertarse las anécdotas que muchos de nosotros queríamos contar. Como lo expresaba sin tapujos Martín: “Cuando estés triste piensa en el niño del Jardín Botánico”, creí oírle. O algo así.

 

Eduardo Macchiavelli Ministro de Ambiente y Espacio Público de la  Ciudad de Buenos Aires 

Últimas Noticias