Noticias - Ni una ménos
Lunes 03 de octubre de 2016 •11:30

Murales que cambian los paisajes de La Boca.

 Foto 1 mural

 

Una vecina camina por la calle Caffarena entre Pedro de Mendoza y Ministro Brin. Otro vecino lo hace por Ministro Brin entre Benito Pérez Galdós y Caffarena. Casi a la misma hora y sin conocerse ellos, hacen lo propio por Benito Pérez Galdós, por Villafañe, por Caboto, y así, tantos otros. Todos se encuentran conversando mirando un mural.

 

Foto 2 mural
La obra de Martín Ron, en Ministro Brin al 600

 

Es que La Boca y sus vecinos, por estos días, son los testigos de las obras de los 31 artistas protagonistas de Color BA, que utiliza como lienzos las fachadas de las casas y las fábricas, situadas en el entorno de la Usina del Arte, donde se realizó en simultáneo una nueva edición de Ciudad Emergente y este festival. Se trata de un encuentro de grafiteros con muralistas de Argentina y el mundo, y es el de mayor convocatoria organizado por la Ciudad.

 

Foto 3 mural
El holandés Telmo Pieper en acción, en Caffarena al 100

 

La vecina de Caffarena empuja un changuito para hacer las compras, un poco para sostenerse y otro poco para dejar de utilizar las bolsas plásticas que tanto daño le hacen a la calidad ambiental. El vecino de Ministro Brin, pasea sus perros y comenta: “Parece que va a ser una versión porteña del Wynwood Walls, el recorrido a cielo abierto que se encuentra en Miami”. Es que salió publicado en todos lados que los artistas del grupo BA Paste Up, iban a estar haciendo murales sobre la base de pinturas y papeles pegados en la pared con frases como “Ser moderno es reciclar”, “Viva la fantasía”, “Cualquier verdura” y “Amasando el presente”, dijeron otros; y ninguno quería dejar de estar.

 

Foto 4 mural
Wynwood, Miami: de barrio industrial a galería a cielo abierto

 

La mayoría de los murales ya están listos, en otros los artistas aún están subidos a grúas o andamios, en lo alto de sus dibujos, delineando contornos, completando formas, con rodillos, aerosoles y pinceles de mano. Como es el caso de Julián Manzaelli o CHU, de Argentina, que mientras lo hace comparte su comentario: “el grafiti nació siendo antisistema, vandálico y ahora se usa para mejorar los barrios. Es una gran oportunidad”.

 

Foto 5 mural

 

A lo largo de diez cuadras se podrán encontrar las más diversas técnicas de acuerdo a cada artista. El surrealismo de Reka (Australia), el realismo con un toque de fantasía de Ron (Argentina), los personajes del mundo urbano que utiliza Millo (Italia), la influencia psicodélica de los años 60 que incorpora Gualicho o la simpleza experimental que inunda los murales de RRAA, ambos de Argentina. “Quedará con un estilo parecido a Caminito. Es otro aporte que mejorará el barrio, como cuando llegó la Usina del Arte y empezamos a tener más seguridad. Con los murales se mejoran las fachadas de los lugares sin uso o abandonados, eso cambia la imagen del lugar”, decía el vecino de Ministro Brin, detenido en medio de la calle con la vista clavada en un edificio sobre Pérez Galdós. En una de las medianeras se mostraba un mural de Millo; en la otra, uno de Pastel (Argentina) o de Telmo Pieper (Holanda). Los tres artistas permanecían elevados sobre grúas. Algo parecido ocurría con el holandés Nasepop, que hacía equilibrio en un andamio sobre una medianera de Villafañe y Ministro Brin. Su obra estaba casi terminada. Como las compras que hacía la vecina de Caffarena: “Si no salía no me hubiera dado cuenta lo lindo que estaba”, decía, “Mucho menos el día”, que acompaña a los murales de un color primaveral.

Eduardo Macchiavelli Ministro de Ambiente y Espacio Público de la  Ciudad de Buenos Aires 

Últimas Noticias