La ciudad
Domingo 17 de diciembre de 2016 •11:30

La música detrás de las obras de uno de los sitios más pintorescos de la Ciudad.

 

Foto Belgrano

 

Es fácil hablar de La Glorieta de Belgrano. Más cuando el recuerdo hace, que sea uno de los espacios más atractivos y recorridos de la Ciudad. Está ubicada en las Barrancas de Belgrano, en la segunda manzana, entre las calles 11 de Septiembre, Sucre, Virrey Vértiz y Echeverría. Fue construida en 1910, por el centenario de 1810, a pedido del entonces Presidente Figueroa Alcorta, y su nombre le rinde homenaje a Antonio Malvagni, creador y director de la Banda Municipal.
 
Foto Belgrano 2
 
La construcción de esta obra tuvo como primer objetivo alojar a las orquestas y a las bandas de música que ofrecían sus conciertos al aire libre. Su base es de material, pero todo lo demás fue construido en hierro. Las columnas son delgadas y bastante ornamentales, corresponden a lo que en arquitectura se conoce como estilo de la Revolución Industrial, en donde se usaba el hierro como material de gran resistencia para diversas estructuras. Se accede a ella por medio de una escalera de mármol de carrara. Su techo, en forma de pagoda, está sostenido por las columnas y, originalmente, tenía el piso de madera hasta que en 1992 sufrió un incendio. Años después fue reconstruida y se hizo el piso con baldosas graníticas. La Glorieta también fue usada por oradores políticos y para arengas patrióticas. También, sirvió de tribuna para debatir temas de interés social como el divorcio, el 20 de agosto de 1983. Asimismo, fue escenario para la ficción en la historieta “El Eternauta”, de Héctor Oesterheld. En la actualidad, es la parte más viva de las Barrancas de Belgrano, y todos los fines de semana se convierte en una pista de baile en donde el tango no puede faltar. Y casualmente de eso les quería hablar.
 
Foto Belgrano 3
 
Estamos esperando a la Orquesta Sinfónica de la Ciudad de Buenos Aires como ocurrió antaño. En un entorno que inaugura senderos que respetan los solados originales, nuevos bancos, bebederos y cestos dobles para la recolección diferenciada de residuos; más espacios verdes, la reposición de árboles, iluminación más eficiente y moderna, y las obras de arte que fueron restauradas, además. El histórico paseo estaba muy deteriorado. Algunos de los ladrillos originales que se recuperaron, están siendo exhibidos en la plaza central, frente a La Glorieta para que se pueda seguir apreciando. Y en vez de decir “de Belgrano” iba a decir “La Glorieta del Tango”, antes que la primera pareja se ponga a bailar.
 
Foto Belgrano 4
 
Eduardo Macchiavelli Ministro de Ambiente y Espacio Público de la  Ciudad de Buenos Aires 

Últimas Noticias