Prensa

Miércoles 18 de octubre de 2017 •09:35

Acompañó en el cierre porteño a Carrió, quien celebró el pedido de desafuero de De Vido y afirmó que el narcotráfico está en retroceso.

 

Foto vamos juntos 2

 
"Todo empezó acá, hace más de una década. «Haciendo Buenos Aires» era el logo, ¿se acuerdan? El amarillo sigue?, ya estoy medio viejo", bromeó el presidente Mauricio Macri y recogió los aplausos de la multitud, en el repleto microestadio de Ferro Carril Oeste. En primera fila, viejos compañeros de ruta como María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, y su reciente aliada Elisa Carrió aplaudían al Presidente, exultantes y entusiasmados con las perspectivas electorales y sin conocer, aún, las inquietantes novedades en torno de la desaparición de Santiago Maldonado, que por la tarde movilizaron a todo el Gobierno.
 
Más sobre Eduardo Macchiavelli en: Vamos Juntos
 
El cierre de la campaña porteña de Cambiemos, ayer al mediodía en Caballito, se vistió de optimismo y "alegría". Las perspectivas de un triunfo histórico que supere el 50% de los votos en el distrito en el que nació Pro tiñó los discursos del vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli; del jefe de gobierno porteño; de la candidata Carrió, cabeza de la lista de diputados, y del propio presidente, quien dedicó buena parte de sus diez minutos de discurso a anunciar avances en la lucha contra el narcotráfico.
 
Más sobre Eduardo Macchiavelli en: Conocernos más
 
"Me lo dice María Eugenia y los gobernadores con los que hablo. El narcotráfico está en retroceso en la Argentina, es un camino largo, ¡pero vamos bien!", exclamó el Presidente.
 
Más sobre Eduardo Macchiavelli en: Cambiemos
 
Y continuó con una advertencia concreta: "Ojo con aquellos que son cómplices de lo que sucedió la década pasada. Ojo con aquellos que creen que desde la política, la Justicia, el empresariado y el sindicalismo pueden ser socios. Van a terminar como los narcos, todos presos, todos presos", se enfervorizó.
 
Más sobre Eduardo Macchiavelli en: Reuniones con vecinos
 
Macri también hizo referencias al "entusiasmo que crece, y ahora lo hace en todo el país", y afirmó que "una mayoría de argentinos ha decidido que es hora de decirnos la verdad, algo que te desafía, te incomoda, pero que te da fortaleza", afirmó el Presidente. Desde los cuatro costados del estadio tronaba el "sí, se puede".
 
Un caviar para Carrió
 
Un rato antes, Carrió había desplegado todo su histrionismo y festejado la decisión de la Cámara Federal porteña que ordenó al juez Luis Rodríguez disponer la detención del ex ministro de Planificación Julio De Vido, a quien la entonces líder de ARI comenzó a llamar "el cajero de los Kirchner" desde 2004. "La Cámara acaba de ordenar la detención de De Vido. Ahhhh..., qué caviar, qué champagne", dijo la diputada nacional, mientras aplaudían el ex senador radical Ernesto Sanz, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo; el cabeza de lista de legisladores porteños, Andy Freire, y buena parte del gabinete nacional, incluida la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que horas después estaría abocada a resolver el enigma en torno del cuerpo encontrado en el río Chubut.
 
En un discurso más breve de lo habitual, Carrió pidió a los porteños el voto con su habitual estilo. "Votemos por reconstruir la educación, votemos por la paz y no por la violencia, votemos en contra de las patotas y la prepotencia, votemos en contra de los ladrones, ahí los tienen a De Vido y Aníbal Fernández", bramó. Para mostrar que su relación con el Presidente pasa por un gran momento, Carrió lo definió como el "mejor presidente de la historia". Y aseguró, grandilocuente: "En un mundo armamentista y nuclear, la única unidad posible es la no violencia. Llegó la hora de sustituir al Che [Guevara] por [Nelson] Mandela y [Mahatma] Gandhi", concluyó.
 
La sensación general en Cambiemos era, casi, de festejo anticipado. Los números que manejan en el búnker electoral y también en la jefatura de gobierno hablan de números superiores al 50% de los votos para Carrió, muchos puntos por encima del kirchnerista Daniel Filmus y del ex embajador en Washington Martín Lousteau, a quien "esperan" después de la elección. ¿Habrá diálogo con ese sector después de las elecciones? "Más que diálogo habrá rendición incondicional", bromearon en la Casa Rosada, donde esperan que el ex funcionario quede aún más debilitado luego de los resultados del domingo.
 
"Estamos muy entusiasmados, el equipo trabajó de manera espectacular, y el cuadrado que integramos con Diego, Horacio como líder del espacio, Lilita y yo fluyó todo el tiempo. Siento que se avanzó muchísimo y somos cautos, pero optimistas para el domingo", afirmó Freire a LA NACION después del acto.
 
También hubo un cierre en Rosario
 
En medio de un estricto operativo de seguridad, que incluyó la restricción para circular a 500 metros a la redonda, el presidente Mauricio Macri encabezó ayer el cierre de campaña de Cambiemos en Rosario para respaldar a los candidatos locales.
 
"Todos sabemos que hemos encontrado el camino y lo que pasa en Rosario se va a repetir en toda la Argentina. Basta de mentiras, mafias, narcotráfico y corrupción", dijo Macri, desde un escenario circular.
 
 
Eduardo Macchiavelli Ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad de Buenos Aires

Últimas Noticias