Prensa

Lunes 15 de enero de 2018 •11:47

Es Víctor Fernández, director del Museo de Quinquela. Cuenta cómo hizo para que la icónica zona de La Boca luciera su paleta original.

 

Foto cami 1

 

Hace 37 años que el guardián de los colores de Caminito vive en La Boca. Conoce a cada personaje que habita el barrio variopinto, inmortalizado en un millón de postales que recorrieron el mundo y en los tangos arraigados en los arrabales. De la misma manera, los vecinos reconocen a Víctor Fernández, director del Museo Benito Quinquela Martín, artista y autoridad en materia de colores de Caminito.

 

Más sobre Eduardo Macchiavellli en: Caminito cambia

 

Es de común acuerdo que Fernández es una de las personas que mejor entendimiento tiene del significado del color en la obra del pintor del puerto. “El color de La Boca no es algo que se aplica como una capa de pintura sobre el muro, sino que brota del muro hasta afuera, anida en el alma de la gente”, argumenta el director.

 

Foto cami 2

 

Cuando a fines de 2017, el Gobierno de la Ciudad efectúa una restauración integral de Caminito a su aspecto de inauguración en 1959, acude al director del museo para despejar toda duda. Nunca había existido registro sobre la ochava de entrada de Caminito y, ante este vacío documental, Fernández se las ingenia para identificar el aspecto exacto de la entrada de Caminito en su inauguración. “Me puse a ver todas las viejas películas en color que sabía que contenían escenas en Caminito: 'Bárbara', con Raffaella Carrá, 'Minguito Tinguitela, papá', 'He nacido en la ribera', 'Buenos Aires en relieve'... todas presentaban ya una segunda versión de Caminito y, de todos modos, las escenas se cortaban antes de llegar a la ochava”. Hasta que, intuitivamente, investigó y dio con el hallazgo de una foto color en una revista National Geographic de 1958, los datos que hoy son prueba científica.

 

Foto cami 3

 

Siendo él mismo pintor, Fernández retrató La Boca en óleos y expuso en galerías del país y del mundo (de Italia a Francia, Alemania y Estados Unidos, entre otros). En 2003, hizo una muestra en el Museo de Quinquela y lo llevó a ser curador de la institución por más de una década, hasta convertirse en su director en 2014.

 

Foto cami 4

 

Su relación con el mensaje de Quinquela Martín ya es indiscutible. Fernández conoce el barrio como quien lo habita y se sumerge en el legado del emblemático artista. “Quinquela no inventa nada de la nada cuando se pone a incitar a los vecinos a pintar sus casas con colores en los años 1950. Los colores ya estaban en la gente. A través de ellos, encontró una manera de expresar esta sociedad bohemia, conflictiva, teatral, solidaria que, en sí, era una sociedad colorida”, analiza Fernández.

 

Foto cami 5

 

Sin embargo, advierte el especialista, es delicado hablar de una carta de colores consolidada cuando se trata de Caminito. “Quinquela era una mente inquieta que retocaba hasta sus propios cuadros una o dos décadas después. Hizo varias versiones de Caminito. A esto hay que agregar la degradación de los materiales exteriores, que modifica los tonos, para entender que Caminito siempre fue un work in progress”, observa.
 
Más sobre Eduardo Macchiavelli en: El color del día
 
Otro aspecto de la obra de Quinquela que Fernández rescata es el valor educativo del arte. “No es casual que cuando Quinquela establece el museo, la planta baja del edificio funciona como escuela primaria. Piensa en el arte como un patrimonio que cumple primariamente una función educativa, patrimonio capaz de educar”.
 
Más sobre Eduardo Macchiavelli en: Las fachadas y las cúpulas 
 
De esa función, el director del Museo no se alejó. Concretamente, proponen visitas guiadas por La Boca a través del legado que el histórico pintor dejó.
 
Más sobre Eduardo Macchiavelli en: La vuelta al barrio
 
Pero, también conceptualmente, Fernández mantiene vivo el espíritu reflexivo de la obra de Quinquela Martín cuando aprecia: “Lo que nos enseña la historia de Quinquela es que cuando hablamos de tradiciones y de patrimonio, estamos hablando muy en serio del futuro. Tal vez una de las maneras más acertadas que haya de hablar del futuro sea justamente hablando de donde venimos”.
 
Más sobre Eduardo Macchiavelli en: Antigua Buenos Aires 
 
Fernández agrega: “Hasta ahora los colores en La Boca se han mostrado como un destino inexorable. Estuvieron desde un principio y lo más importante, habitan el alma de la gente”.
 
www.clarin.com
 
Eduardo Macchiavelli Ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad de Buenos Aires

Últimas Noticias