Prensa
Jueves 19 de enero de 2017 •11:30

La tendencia no para de crecer en Buenos Aires, donde uno de cada dos hogares tiene un animalito. Les ofrecen espacios adecuados.

 

Foto perritos adaptada

 

Cuando de comparaciones se trata, esa que reza "tener una mascota es como tener un hijo", se escucha cada vez con mayor frecuencia. Y aunque las diferencias son abismales, hay detalles de la vida cotidiana que los ponen en la misma orilla. Ambos dependen de sus mayores, hay que cuidarlos, atenderlos y proveerles mucho cariño. Y no siempre salir de paseo con ellos es un tarea fácil. Entonces, si hay locales de comida que se autodenominan "child-friendly", ¿por qué no iban a existir los que son "amigos de las mascotas"?
 
Aunque para muchos esta humanización es exagerada, para otro tanto igual o mayor en cantidad de adeptos, todas estas iniciativas se enmarcan en el derecho a "no sufrir" de los animales. Además, los números los avalan, al menos en el ámbito de la Ciudad donde uno de cada dos hogares tiene una mascota, es decir, el 59,3%.
 
Foto mascotas 2
Todos pueden. Lara Kuzmanic y su perra Lara en el bar Brookling. (Germán García Adrasti)
 
El Gobierno porteño tomó nota de este hábito tan adquirido entre los habitantes, y formalizó una práctica que ya muchos bares y restoranes de la Ciudad venían implementando sin etiquetas: abrió un "listado de locales amigos de las mascotas", para fomentar la permanencia de perros y gatos en las mesas exteriores de los establecimientos. Hasta la fecha, ya hay màs de 700 comercios inscriptos.
 
A estos comercios se les hace entrega de un kit con elementos como bebederos, ganchos para correas, un manual de recomendaciones para el local y para los dueños de mascotas, bolsitas para recoger las heces caninas y otros materiales. Y para que los vecinos puedan identificarlos fácilmente, cuentan con un sticker de "Local amigo de las mascotas", que se exhibe en la vidrieras.
 
Foto mascotas 3
El sitcker que entrega el Gobierno de la Ciudad para identificar a los bares y restoranes amigos de las mascotas.
 
"Siempre nos gustaron los animales, así que es impensable no tener espacio para ellos. Tenemos un patio chiquito, donde también permitimos que entren y siempre les ofrecemos agua. Los dueños chochos, ¡y los perros más!", cuenta Paula Mudric, dueña del bar y pastelería Dulce Buenos Aires, en Belgrano. Allí es habitual la imagen de los perros desayunando o merendando junto a sus dueños, sin que esto genere molestias en el resto de los clientes.
 
Foto mascotas 4
Dulce Buenos Aires, en Belgrano, recibe a los dueños y sus mascotas desde siempre, en las mesas de la calle y en su patio interno.
 
La tendencia hizo punta en barrios como Palermo, donde se concentran la mayor cantidad de espacios gastronómicos amigables. "Ya tenemos clientes desde hace años que vienen con sus mascotas. Hay casos como el de Papu, un perro que nos visita con su dueño desde que estaba por ser papá. Ahora la nena tiene siete años”, ejemplifica Flor Bernardini, una de las dueñas de Helena Restó, en Palermo.
 
Foto mascotas 5
Helena Resto, en Palermo, tiene clientes como Papu y sus dueños, que los visitan desde hace siete años.
 
A unas diez cuadras se ubica Ninina Bakery, donde la movida amigable también se sumó desde el minuto cero. "Estamos convencidos de que es lógico que nuestros clientes puedan disfrutar de una mesa exterior con sus animales. Más allá de que sirve como estrategia y también les aporta un servicio adicional", dice sin vueltas su propietario, Emmanuel Paglayan. Recoleta, Las Cañitas, Belgrano, Núñez, Colegiales, Puerto Madero, San Telmo, Caballito y el centro porteño también acompañan la movida.
 
Foto mascota 6
En Ninina Bakery, en Palermo, tratan a sus clientes caninos y felinos con la misma vocación que al resto.
 
Por eso, de un tiempo en adelante no es extraño ver a los animales domésticos mezclados entre las mesas exteriores, o incluso en los patios o terrazas de algunos locales que van más allá de los límites que impone la vereda. "Acá siempre me dejaron llevarla a la terraza, hay gente a la que no le gusta porque a veces ladra, pero hace rato que salgo con Emma. Es mi compañera, me gusta que haga cosas conmigo y esto para ella también es un paseo", cuenta Lara Kuzmanic, una joven restauradora de muebles que vive con su amiga de cuatro patas, y un año y medio. Hoy eligieron el bar Brookyn, en Costa Rica al 4500, uno de los que ya cuenta con indentificación.
 
La iniciativa oficial, se suma a la posibilidad de que los pasajeros del subte viajen junto a sus animales domésticos los fines de semana y feriados, un proyecto que aprobó la Legislatura porteña.
 
 
 
Eduardo Macchiavelli Ministro de Ambiente y Espacio Público de la  Ciudad de Buenos Aires 

Últimas Noticias